Una de las ‘otras’ lesbianas influyentes

10 de julio, 2014

lesbianas_influyentesAsí es; según la lista elaborada por el blog Hay una Lesbiana en mi Sopa, estoy entre las ‘otras’ lesbianas influyentes del Estado español, gracias a mi labor en www.inoutradio.com junto a su fundadora, Ana Satchi, y a todas las colaboradoras, que no son pocas y a quienes no me canso de dar las gracias.

Huelga decir que me halaga formar parte de una lista hecha por y para mujeres no heterosexuales, entre otras cosas porque a todo el mundo le gusta que sus actos se reconozcan, y también porque estar en esta lista reconfirma que me muevo en el lado oficioso de la vida, que camino por la sombra, que mis actos son mayoritariamente alternativos en relación a las corrientes mayoritarias, y eso me hace sentir un poco más útil, un poco más libre, un poco más feliz.

Aprovecho la ocasión para dar las gracias a las autoras de la lista y para afirmar con convicción que todas somos influyentes. TODAS.

‘I Visqueren Felices’ ja és aquí

18 de junio, 2014

IVFEl 28 de juny es presenta a Barcelona el llibre I visqueren felices, un recull d’obra escrita i gràfica de diverses autores que inclou relats, còmics, fotonovel·les i retallables amb unes característiques comunes: totes les obres estan protagonitzades per lesbianes, tenen final feliç i estan escrites en català.

La presentació del llibre, editat per Pol·len, suposa la culminació d’un projecte que té per objectiu transformar l’imaginari col·lectiu i oferir una visió més diversa, positiva i real del món de les lesbianes.

I visqueren felices és una iniciativa autogestionada i transversal, impulsada pel col·lectiu Quatre Gates (Heura Marçal, Mercè Nebot, Sílvia Merino, Sònia Moll) que també ha estat present en alguns instituts d’ESO per tal de fomentar la participació d’autores adolescents. Entre les 23 obres seleccionades, d’un total de 43 propostes procedents de Catalunya, les Illes Balears i el País Valencià, 20 són d’autores majors de 18 anys i 3 són d’autores menors d’edat. Els formats també són diversos, donat que el recull conté 19 relats escrits, 2 còmics, 1 fotonovel·la i 1 retallable.

Tot un plaer i un orgull participar-hi amb el meu relat Totes les gates són grises.

Lesbianarium.cat

22 de abril, 2014

Si encara no heu decidit quin/s llibre/s comprareu per Sant Jordi-Dia del Llibre 2014, ja teniu Lesbianarium en català, editat per Los Libros del Sábado.

Portada lesbianarium(baixa)

Que tothom ho recordi:

un llibre per comprar

aquest Sant Jordi?

Lesbianarium en català!

‘I visqueren felices’, el booktràiler

16 de enero, 2014

I visqueren felices és una selecció de 23 històries en català sobre lesbianes i amb final feliç, que vol mostrar que ‘les lesbianes també riuen, s’ho passen bé i se’n surten’. Aquest projecte es va iniciar l’any passat i ara es troba en fase de presentació i recaptació de fons per a la publicació del llibre. Per això s’ha editat un booktràiler o vídeo promocional, i també s’ha obert un compte corrent* per recaptar donacions a canvi d’exemplars del futur llibre.

L’objectiu de tot plegat és transformar l’imaginari col·lectiu i oferir una visió més diversa i positiva del món lèsbic, segons Heura Marçal, filla de l’escriptora Maria Mercè Marçal i integrant del col·lectiu Quatre Gates, l’impulsor del projecte: ‘Posades a buscar referents i paraules que definissin el nostre imaginari, no trobàvem gaires històries amb finals feliços. Tampoc ens acabàvem de sentir representades pels relats que llegíem. Hi trobàvem a faltar una representació més àmplia de les dones lesbianes, més diversa i positiva. Volíem llegir històries de dones que gaudeixen, que aprenen de les experiències que viuen, que ploren però que també riuen, que lluiten, que s’estimen, que se’n surten. Volíem llegir històries que ens fessin possible imaginar finals feliços, continuacions felices, estones felices en relació amb altres dones’. A més de l’Heura Marçal, el col·lectiu Quatre Gates el formen també Mercè Nebot, Sílvia Merino i Sònia Moll. Les responsables del projecte no descarten exportar-lo més endavant a Galícia o al País Basc.

I visqueren felices és un projecte autogestionat i transversal que també ha estat present en alguns instituts d’ESO per tal de fomentar la participació d’autores adolescents. Entre les 23 obres seleccionades, d’un total de 43 propostes procedents de Catalunya, les Illes Balears i el País Valencià, 20 són d’autores majors de 18 anys i 3 són d’autores que eren menors d’edat al moment d’escriure la seva història. Els formats també són diversos, donat que el recull conté 19 relats escrits, 2 còmics, 1 fotonovel·la i 1 retallable.

El projecte ha comptat amb el suport de l’escriptora Isabel Franc i de les editorials Egales, Norma Editorial i Pol·len edicions. I si us n’he parlat avui aquí és perquè jo també hi participo amb una història, titulada Totes les gates són grises. Hi prenc part per diversos motius: en primer lloc, perquè em va animar a fer-ho la Isabel Franc quan assistia a Barcelona al seu taller sobre literatura lèsbica; després, perquè em sembla necessari deixar clar que les lesbianes vivim rient, plorant i sentint igual que la resta de persones; i també perquè penso que és fantàstic que al 2014 es publiqui un llibre en català sobre dones no heterosexuals que són felices perquè exerceixen cada dia el seu dret a decidir sobre la seva vida.

*Aportacions per ajudar a finançar la publicació: 3025 0001 141433491592 (Caixa d’Enginyers). Amb una aportació mínima de 7€ us regalaran un exemplar del llibre.

No hay por dónde agarrar nada… Pero feliz 2014 igualmente

24 de diciembre, 2013

Por fin he entendido por qué me cuesta tanto madurar. Toda la culpa es de los astros y del zodíaco. Según estas artes (¿?), que todo el mundo aborrece pero a las que todo el mundo recurre alguna que otra vez, soy signo de aire con ascendente aire. Volando voy, volando vengo, y así, claro, no hay manera de sentar cabeza. Una vez, un astrólogo mediático me hizo la carta astral y me dijo que, cuantos más años acumulara, mejor me irían las cosas. O sea, que hacia los ochenta y con el fémur desencajado voy a triunfar tanto que el mundo entero flipará. Tengo incluso pensado mi nombre artístico para cuando llegue el momento: ‘Madonna senil’. Total, como la Madonna auténtica habrá muerto ya, qué más dará…

Tengo claro, pues, que mi momento estelar llegará mucho más tarde que temprano, y lo que me mata no es la espera sino todo lo que ocurre mientras espero. Ahora que el año se acaba y miro atrás veo que el trabajo de calidad, lo que llamamos profesionalidad, no solo no se valora sino que se menosprecia en este país; que las mujeres seguimos sin poder decidir libremente sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad, y que al gobierno no se le ocurren otras medidas para intentar bajar la vergonzosa tasa de paro que intentar recluirnos de nuevo en el hogar. Me doy cuenta a través de detalles que incluso pasan desapercibidos a menudo, como cuando se anunció que el permiso de reducción de jornada para cuidar de lxs hijxs se ampliaba de 8 a 12 años. Está claro que son las madres, y no los padres, quienes reducen su jornada laboral para cuidar de la prole. O cuando algún ayuntamiento recóndito anuncia un curso de administración del hogar dirigido solamente a mujeres. O cuando escucho al presidente y a sus ministrxs y sus voces suenan a NO-DO. Publi_IbizaO cuando la publicidad, anuncio tras anuncio, sigue reproduciendo los roles de género de toda la vida. Fijaos si no en este anuncio con el que me topé hace poco aparcando mi bici en el centro de Barcelona: ‘Papá, quiero un Ibiza’, reza el eslogan. Me pregunto si no sería posible pedírselo también a mamá, mientras sigo esperando sentada que la campaña evolucione por ese camino.

A nivel particular, el acoso y derribo no es menor. Al hacer balance del año que ahora termina me doy cuenta de que he tenido que hacer frente al banco para obligarlo a cumplir con la normativa hipotecaria sobre redondeos y cláusulas suelo. Y ayer mismo, sin ir más lejos, la empresa que gestiona el servicio del agua quería marcarme un gol cobrándome una tasa anual por un servicio que yo jamás he contratado. Y así cada día, andando con pies de plomo para evitar que el Estado me agreda y que la empresa privada me robe.

Lxs ciudadanxs estamos cada vez más desprotegidxs frente al poder político de gobernantes sin formación ni voluntad de servicio y frente al poder económico de empresas y grandes multinacionales insaciables. Y que conste que no creo que el poder sea malo en sí mismo; lo malo del poder es el abuso que se hace de él en beneficio de una élite que se cree superior sobre una mayoría concebida como inferior.

Lástima que la era de las revoluciones terminó hace mucho tiempo; me habría gustado desempolvar la guillotina.

Otro 25-N… Y siguen muriendo mujeres…

25 de noviembre, 2013

25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

De momento, las muertes siguen y son comunes a todas las culturas, religiones y épocas históricas del planeta Tierra.

Biografía

‘Cisma por un revolcón’

13 de noviembre, 2013

‘Cisma por un revolcón’. Así se titula el reportaje de dos páginas que El Periódico del domingo 10 de noviembre dedicó a la película La vie d’Adèle. O quizá sería más acertado decir que el reportaje se centró en la escena de sexo entre las dos protagonistas, esa sobre la que todo el mundo se empeña en vertebrar la película entera. Ya en el primer párrafo de la información, Juan Manuel Freire resume la escena así: ‘siete minutos de forcejeo físico que muestran el deseo entre mujeres de la manera más gráfica que, probablemente, se haya visto nunca en una pantalla grande.’ Y a continuación incluye varias opiniones, unas a favor y otras en contra, acerca de la hipótesis planteada al principio del mismo reportaje: la escena en cuestión, ¿reproduce el sexo entre lesbianas de manera creíble o responde más bien a la mirada de un director de sexo biológico masculino?

No sé si el señor Freire ha visto la película, me gustaría pensar que sí. Y también desconozco la orientación sexual del autor del reportaje, así que, por una vez, voy a echar mano de la presunción de heterosexualidad. Por mi parte, admito que fui a ver la película precisamente a raíz de la polémica surgida sobre esta escena. Personalmente, la encontré creíble, pero sobre todo necesaria y muy útil para la visibilidad de las lesbianas. No olvidemos que el sexo entre mujeres siempre ha sido negado, invisibilizado y estigmatizado por la sociedad patriarcal. Pero resulta que en La vie d’Adèle se afirma, se visibiliza y no se estigmatiza. Qué curioso que la escena en cuestión, planteada de una manera libre y desnuda —como deben plantearse las escenas de sexo, en mi opinión— haya levantado tanta polémica. No recuerdo que nadie tildara de “forcejeos físicos” los encuentros sexuales entre los dos cowboys de Brokeback Mountain. Tampoco la escena de La vie d’Adèle en la que Adèle se acuesta con un compañero del instituto. Si tuviera que calificar alguna escena de la película como un “forcejeo”, sería esta última, sin duda. ¿Hay algo más mecánico que el mete-saca heterosexual? ¿No será que esta sociedad, que presume de moderna, sigue dudando de la veracidad y credibilidad del sexo sin pene y sigue pensando que el sexo entre mujeres —si es que existe— tiene que saber siempre a azúcar y a vainilla?

Partiendo de la obviedad de que ninguna escena de sexo, ya sea heterosexual u homosexual, reproduce fielmente la realidad (¿qué realidad? ¿La realidad de quién o de quiénes?), el encuentro entre Adèle y Emma me parece acertado y, como ya he dicho, necesario, para que todo el mundo vea que las mujeres se desean, se besan y se abrazan en la cama, pero también se estrujan, se muerden y se pegan cachetes. El azúcar y la vainilla están bien; la tónica y el chocolate amargo con un 99% de cacao, también.

Para mí, la escena de marras no “muestra el deseo entre mujeres”; el deseo entre Adèle y Emma se muestra magistralmente a lo largo de toda la película, principalmente a través de miradas, gestos y silencios, pero sobre todo en la escena de la pelea, de la que nadie habla… Curioso, ¿verdad?…

¿Queda otra alternativa?

27 de septiembre, 2013

Ayer me quedé de piedra al ver que este blog figura, debidamente indexado y valorado, en yourwebsite.com. Ocurrió por casualidad, como muchas de las mejores cosas que me han pasado y siguen pasándome en la vida. Andaba yo egosurfeando y, de repente, apareció mi nombre en pantalla junto a la frase “14 sitios web alternativos que deberías conocer”. Se hizo el silencio (mejor dicho, el silencio ya existía, estaba sola en casa), quiero decir que la sorpresa me paralizó unos instantes.

No me consideraba yo “alternativa”. Siempre me he sentido un poco rarilla, eso sí, pero de ahí a ser calificada de alternativa hay un abismo. No es lo mismo autodefinirse que ser definida. “Poca broma, esto va en serio”, me dije. Tantos años tratando de ser “normal” y de normalizar ciertas desigualdades con las que me toca convivir no han dado frutos, me temo.

Pero no me molesta. En absoluto. Me siento cómoda, de verdad. Quizá porque más allá de los cuarenta me he dado cuenta, entre otras cosas, de que no me interesa lo más mínimo ser “normal” cuando lo que se ha convenido en reconocer y aceptar como “normalidad” me resulta gris, injusto, insulso, discriminatorio, patriarcal, heterosexista, clasista y muchos más adjetivos por el estilo.

Si lo “normal” es continuar permitiendo la violencia contra las mujeres en todo el mundo, no me interesa.

Si lo “normal” es no poder decidir libremente sobre mi capacidad de reproducción porque el Estado se cree en el derecho de legislar sobre mi cuerpo, reduciéndome al estatus de res reproductiva, no me interesa.

Si lo “normal” es continuar discriminando a las personas no heterosexuales, no me interesa.

Si lo “normal” es aceptar que esta presunta crisis es culpa de las personas de a pie, a quienes se acusa de haber vivido por encima de sus posibilidades, no me interesa. En mi opinión, jamás ha habido crisis, somos objeto de una estrategia de reasignación de roles aplicada a los países del sur y la periferia de la UE. Europa quiere una España para su recreo, y para eso es necesario que los salarios y el nivel de vida aquí sean lo más bajos posible, para que las vacaciones le salgan baratitas, baratitas. Una España competitiva y europea (europea de verdad) no interesa para nada a la UE. España será el parque de atracciones de Europa o no será. Me pregunto cómo le quedará a Rajoy el disfraz de Pájaro Carpintero.

Si lo “normal” es pagar una millonada a una empresa no española por la campaña Madrid 2020 y no darse cuenta de que los discursos se han redactado a base de tópicos que confirman ese papel únicamente lúdico y recreativo que el mundo entero otorga a España, no me interesa.

Si lo “normal” es no poder decidir si quiero o no quiero ser ciudadana de Catalunya, no me interesa. España y Catalunya no se han soportado jamás a nivel político. Cada una por su lado pueden ser mucho más felices. Para eso se inventó el divorcio.

Cuando lo “normal” no funciona, no queda otra alternativa que ser alternativa.

e-relatos de verano

18 de julio, 2013

joan_blanquesNo podía irme de vacaciones sin proponeros que, además de leer, también escribáis este verano (y siempre). Si os animáis, podéis participar en el “I Concurs de Relats Contes de Joan Blanques”, dentro de las Festes de Gràcia (Barcelona). Por lo que me han contado, todas las obras presentadas se publicarán en formato ebook, y los relatos finalistas tendrán premios especiales.

Aquí tenéis toda la información y las bases de participación. Hay tiempo hasta el 31 de julio. ¡Ánimo y suerte!

Y ahora sí: feliz verano.

e-lecturas de verano

17 de julio, 2013
Representación de Rut y Noemí, dos mujeres bíblicas donde las haya

Representación de Rut y Noemí, dos mujeres bíblicas donde las haya

Y llegó el día en que me compré un lector electrónico de libros. Mejor dicho, me lo regaló mi mujer por mi santo, o sea, justo ayer. “Ya era hora”, pensarán algún*s cuando lean esto; “qué tontería, los libros hay que leerlos sintiendo el tacto del papel”, dirán otr*s. Yo, de momento, no sé muy bien qué pensar ni qué decir al respecto. Bueno, sí, algo sí puedo afirmar sin temor a equivocarme: voy a leer más gracias al lector electrónico. ¿Y por qué? Pues porque comprar libros me resulta ahora más fácil (no tengo que desplazarme hasta la librería) y más económico (los libros electrónicos son más baratos, al menos de momento).Me hago muchas preguntas desde que tengo el lector electrónico, es decir, desde ayer: ¿Dejaré de comprar libros en formato impreso? ¿Me bajaré libros sin pagar, en plan pirata? (todo el mundo lo hace, ¿por qué no puedo preguntármelo yo?). Y yo misma me respondo: Seguiré comprando libros en papel y seguramente adquiriré en formato digital aquellos que no considero imprescindibles, algunos clásicos que de otra manera difícilmente leería, material para mi faceta profesional y alguna rareza. Piratearé en contadas ocasiones, siempre que no haya otro remedio, cuando me sea imposible comprar lo que busco y lo encuentre por casualidad en una de esas webs que todo el mundo conoce.Ya tengo mi primer libro electrónico, nada más y nada menos que La Biblia. Quiero centrarme en el Libro de Rut para intuir (puesto que saberlo a ciencia cierta será imposible) hasta dónde llegó el rollo bollo entre Rut y su suegra Noemí. Luego leeré enteritos el Antiguo y el Nuevo Testamento, documentándome al mismo tiempo sobre la teoría que habla de alienígenas ancestrales en la Tierra, a ver si soy capaz de ir atando algunos cabos.

Y todo por culpa del calor… Y del lector electrónico…

¡Feliz verano!